Satorisan

Satori, en la cultura y mitología japonesa, es un ser que lee el corazón de las personas. Hoy, en una visión más actualizada, el concepto da nombre en el budismo zen a la iluminación y es, también, la raíz del nombre de Satorisan, firma de calzado española “de filosofía oriental y estilo de vida mediterráneo”, tal y como cuenta a FashionNetwork.com Alejandro Monzó, fundador de la empresa.

Más allá de las reminiscencias orientales del nombre, Satorisan se centra en los valores de calidad, durabilidad, confort, singularidad y factor precio, e incluye Asia en la ecuación produciendo en Vietnam, país en el que cuenta con una fábrica propia y donde confecciona sus zapatos a partir de materias primas europeas.

Satorisan nació en 2010 fruto de la experiencia de Monzó en el sector del calzado, pues desde los años 90, con su compañía Alliance Footwear, fabricaba para marcas como Puma. “Satorisan nació como un proyecto personal, pues veía que los comercializadores no estaban preocupados por satisfacer al consumidor. Ahí encontré un hueco para entrar en el mercado como empresa B2C y tratar de llegar al consumidor final con un producto que el cliente valorase tiempo después”, apunta el fundador de la compañía.

Esta marca, con sede en Valencia y que trabaja de forma conjunta con el Instituto Biomecánico de la ciudad para llevar la máxima comodidad a sus zapatos, comenzó a comercializar sus diseños online desde su nacimiento. “Era una idea prematura, cuando el mercado online no estaba tan asentado, pero Satorisan se fundó como un proyecto global, sin delimitación de sexo o mercado”, relata Monzó.